Share
Preview
Jueves, 21 de octubre de 2021

Vigésima novena semana del tiempo ordinario

Lucas 12, 49-53

Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús nos dice algo aterrador: “He venido a traer fuego a la tierra, ¡y cuánto desearía que ya estuviera ardiendo!”. Él está trayendo fuego, al igual que Dios cuando destruyó Sodoma y Gomorra.

Ahora bien, ¿qué sentido debemos dar a todo esto? ¿No es que aquellos Ángeles en la mañana de la Navidad anunciaron que había venido el Príncipe de la Paz? Jesús es la Encarnación de Dios, quien es nada más que amor, pero esta encarnación se lleva a cabo en medio de un mundo caído y pecador. Por lo tanto, aparecerá como amenazante, extraña, y desagradable.

El mundo, en la lectura bíblica, es una familia disfuncional. Cuando Jesús viene al mundo, es necesariamente un disruptor, es una amenaza para la familia disfuncional. Ahora podemos comenzar a entender ese lenguaje extraño acerca de causar que tres se enfrenten a dos y dos contra tres.

Es por ello que Jesús quiere arrojar un fuego consumidor sobre la tierra. Él quiere quemar todo lo que se oponga al deseo de Dios por nosotros. Él tiene que despejar el terreno antes para que se pueda construir algo nuevo. ¿Es esto doloroso? ¡Sí!




Word on Fire Catholic Ministries, PO Box 170, Des Plaines, IL 60016, United States

Manage Your Email Preferences


Email Marketing by ActiveCampaign