Share
Preview
Jueves, 14 de octubre de 2021

Vigésima octava semana del tiempo ordinario

Lucas 11, 47-54

Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús lanza un feroz ataque contra los estudiosos de la Ley.

El Hijo enseña, sana, predica y perdona a quienes se sienten lejos de la misericordia de Dios. Él es la mano que el Padre extiende a los pecadores y a los que están perdidos. Y de la misma manera, Él es juez de un mundo pecador. Cuando aparece la Luz del Amor perdonador de Dios, las sombras del pecado se vuelven más profundas y más obvias. A la luz de Él ya no hay dónde esconderse. Y Jesús, la Palabra del Padre, vocaliza este juicio: “¡Ay de ustedes, doctores de la ley, porque han guardado la llave de la puerta del saber! Ustedes no han entrado, y a los que iban a entrar les han cerrado el paso”.

El Hijo nos dice todos aquellos poderes que se oponen a las intenciones creativas y amorosas de Su Padre. Él habla con palabras de enjuiciamiento a un mundo que se vuelto acogedor al pecado. Él “canaliza” todos los sentimientos del Padre hacia el mundo: amor intenso y perdonador hacia todos aquellos que están perdidos, y un odio igualmente intenso hacia las estructuras de la oscuridad.




Word on Fire Catholic Ministries, PO Box 170, Des Plaines, IL 60016, United States

Manage Your Email Preferences


Email Marketing by ActiveCampaign